Ir al contenido principal

Entrevista a María Dolores Nicola

ENTREVISTA REALIZADA EN MARZO DE 2012 

BUENOS AIRES, ARGENTINA   

Musicoterapia Online- Autora: Gabriela Duyos 
 
Musicoterapeuta de planta en el Hospital Bernardino Rivadavia de Buenos Aires desde hace un año. Le sostiene y le da mucha fuerza trabajar en equipo. Es dulce, alegre, y melódica como la canción “Ritualitos” de Marta Gómez con la que se siente muy identificada. Seguramente la compartirá contigo, como su experiencia en uno de los hospitales públicos de esta gran ciudad.




¿Por qué estudiaste Musicoterapia? y ¿cómo fue la experiencia? 

 Siempre disfruté mucho de la música. Me conecta con lo que siento y con lo que pienso de otra forma. Yo soy cordobesa, allá no está la carrera. Estudié un año abogacía en la Universidad Nacional de Córdoba hasta que tomé la decisión de venirme a vivir a Buenos Aires para estudiar Musicoterapia.
 En el año 2000 empecé en la Universidad del Salvador sin tener del todo claro a qué me dedicaría en el futuro. Llegué a tercer año y todavía me costaba imaginarme trabajando, tenía muchas dudas sobre la práctica en sí. A la vez me fascinaba con algunos textos y trabajos que hacíamos en la facultad. En mi opinión ahora la formación está mucho más organizada, te brinda más herramientas.
Algo que me ayudó fue ser yo misma paciente de Musicoterapia. Pude vivenciar algunas cosas que desde la teoría encontraba super interesantes, pero no había transitado.

¿Cómo fueron los inicios en el Hospital Bernardino Rivadavia de Buenos Aires? 

 Yo estaba en primer año de la concurrencia en el Hospital de Niños R. Gutiérrez. En el 2006 se abrió la concurrencia en el Rivadavia y pedí el pase, ya que me entusiasmaba mucho el trabajo en el área de obstetricia. En ese momento, éramos un grupo de cinco musicoterapeutas y fue a partir del pedido de los médicos,  que empezaban a ver y escuchar el trabajo realizado en jornadas o ateneos, que ampliamos los espacios de inserción.  El equipo de Musicoterapia empezó a brindar asistencia a pacientes de los servicios de Clínica médica, Reumatología, Neurocirugía, Gineco-oncología, Pediatría y Cardiología.
Me formé en el área hospitalaria como concurrente durante cuatro años, al egresar fui instructora de concurrentes y colaboré en tareas de investigación. En 2010 gané el cargo de musicoterapeuta de planta por concurso y empecé a trabajar en forma efectiva en marzo de 2011.

¿Quién “luchó” para que en el Rivadavia haya un Musicoterapeuta de planta?

Creo que fue una labor compartida. Gracias al trabajo sostenido en el tiempo de todos los concurrentes que, como dicen por ahí, “transpiramos el ambo” desde que empezamos a construir el espacio de Musicoterapia en el hospital. Gracias también al apoyo de todos los profesionales con los que trabajamos en el hospital, desde adentro, y los que vinieron a darnos clases y supervisiones externas. Principalmente gracias al Dr. Daniel Gutiérrez y el Dr. Fernández Rostello del Departamento de Docencia e Investigación, que nos abrieron las puertas desde el principio y nos apoyaron, hasta nos compraron nuestro primer setting de instrumentos.
La musicoterapia en el área hospitalaria tiene una historia de más de 20 años en Argentina.  Lidia Romero y Carlos Butera abrieron camino trabajando por  la inclusión de la disciplina en el sistema público de salud. Hoy son los coordinadores generales de las concurrencias y residencias de Musicoterapia del gobierno de la ciudad.

¿Cómo es el sistema de concurrencias y residencias?

El sistema de salud del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires brinda capacitación de posgrado a través de los programas de concurrencias y residencias.  El ingreso es por examen. La concurrencia es un sistema honorario, no rentado a tiempo parcial y tiene una duración de 4 años. La residencia dura 3, es a tiempo completo y el trabajo es remunerado. Este año se inaugura la de Musicoterapia, es un gran logro.

¿Cómo te sientes trabajando en el hospital?

Estoy contenta de estar trabajando como musicoterapeuta, de la carrera que elegí, y en un ámbito que elijo, me siento afortunada. Estando en el hospital me sigo formando constantemente,  más allá de lo formal. Me refiero a todo lo que tiene que ver con la interdisciplina, el pasillo, el formar parte del equipo, el abrir nuevos espacios, el tener que explicar qué es la Musicoterapia y cómo trabajamos a profesionales y pacientes. Todo esto te forma.
Respeto y valoro el trabajo en equipo, por todo lo que aprendo y porque me sostiene. La dinámica de la atención es a veces muy cambiante y está bueno contar con colegas que van por el mismo camino. En este momento contamos con tres concurrentes  y dos becarias. Han egresado siete concurrentes, ojalá pronto contemos con otra musicoterapeuta de planta porque la verdad que hay mucho trabajo por hacer. El año pasado dictamos  el primer Curso de  posgrado de Musicoterapia del Rivadavia. Para mí fue muy gratificante fue como devolver  un poco de lo que aprendí durante estos años, compartir y acercar lo que como equipo fuimos construyendo sobre Musicoterapia en el área médica. Cuando buscaba información para un proyecto en 2007 conocí a Sheila Egan, ella es musicoterapeuta en los NIH (National Institutes for Health) en Washington DC. Yo la había contactado por mail sin que nadie nos presentara. Le pedí información y me asombré de lo generosa que fue cuando la conocí porque compartió su bibliografía, experiencia y horas de trabajo. Creo que eso es un poco lo que nos falta acá en Argentina. Compartir, acompañarnos. Todavía nos cuesta poder escucharnos y aceptar posturas diferentes. Es natural que si crecemos como disciplina haya diferentes corrientes y modos de pensar la Musicoterapia. Creo que como comunidad musicoterapéutica podríamos hacernos esa invitación.

¿Qué destacarías de tu trabajo de estos años?

Fue muy importante para mí poder desarrollar confianza en el trabajo que hago. He aprendido mucho trabajando en ámbitos diferentes, en distintas instituciones. Es un entrenamiento en flexibilidad frente a distintos encuadres.  Me fui formando durante y después de la facultad, hice todos los cursos que pude, supervisé mi trabajo con diferentes profesionales. Fui aprendiendo a valorar aspectos de diferentes referentes de acá y de afuera, y encontrando la forma de integrarlo.
El trabajo con los pacientes me fue ampliando la mirada, me sigo sorprendiendo, no me aburro. Es buenísimo poder brindarles un espacio terapéutico y que dentro de la sesión puedan elegir.  Y si eso que eligen tiene que ver con lo propio y singular de cada uno, con música que es parte de su historia que le permite expresar lo que está sintiendo o darle forma a alguna situación que está atravesando, o aclarar un pensamiento: me da gusto trabajar en función de eso.
Fue en la práctica donde pude darme permiso para ir encontrando mi propia forma de trabajo, buscando que haya coherencia entre teoría y práctica y aprendiendo a disfrutarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un país sembrado de orquestas

Buenos Aires Musicoterpia Online- Gabriela Duyos Publicado el 19 de agosto de 2012  “Tocar y luchar” es el lema del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela creado por el maestro Abreu en 1975, también es el título del documental de Alberto Arvelo que se adentra en la historia de este proyecto pedagógico musical desde sus comienzos y demuestra cómo la música puede ejercer una labor de rescate social. Actualmente el Sistema congrega a más de doscientas noventa orquestas y coros en ciudades, pueblos y aldeas de Venezuela, así como a más de doscientos cuarenta mil niños/as y jóvenes.    “Tocar y luchar” muestra la misión, los logros y el esfuerzo de estos jóvenes del Sistema de Orquestas de Venezuela, y los beneficios que conlleva a nivel social, afectivo y espiritual el hacer música junto con otros. Como dice el maestro Abreu, el objetivo más importante es el conectarse entre sí, y en esencia misma, la orquesta y el coro son mucho más que estructuras

Musicoterapia en Costa Rica

Publicado el 12 de septiembre de 2016 Max Terán, costarricense, es Licenciado en Musicoterapia por la Universidad del Salvador de Buenos Aires, Argentina. Tiene una amplia formación en diferentes ámbitos de la musicoterapia. Desde que volvió a su país de origen ha hecho una gran labor de difusión y formación logrando introducir a nuestra profesión en distintos campos de la salud y la educación de Costa Rica. Esta es su experiencia. La musicoterapia en Costa Rica es actualmente objeto de atención y estudio dada su aplicación en distintos campos de la salud. El mayor acceso a información, la apertura en medios de difusión y la necesidad de una búsqueda de disciplinas que permitan mejorar la salud han permitido esclarecer el camino para los musicoterapeutas que ejercen en el país. Así hemos logrado convertir este interés actual en una oportunidad para formar parte de equipos terapéuticos y de salud en Costa Rica. Los últimos cinco

Musicoterapia comunitaria en Colombia

Publicada el 17 de octubre de 2016 Los musicoterapeutas colombianos Andrea Paola Giraldo Soto y Mark Ettenberger comparten con Musicoterapia Online su proyecto de Musicoterapia comunitaria “Un solo ritmo, una sola voz: creando comunidad a través de la música” que realizaron con un grupo de 90 docentes,hombres y mujeres, en áreas rurales del departamento del Guaviare en Colombia en busca de fortalecer el sentido colectivo, la comunicación, el bienestar y la salud. UN SOLO RITMO, UNA SOLA VOZ: CREANDO COMUNIDAD A TRAVÉS DE LA MÚSICA El proyecto abordó diferentes áreas que confluyeron de forma integral desde el trabajo musicoterapéutico, el trabajo corporal y la construcción de instrumentos musicales con materiales reciclables. Los objetivos mantuvieron siempre un doble propósito, por un lado, debían servir a los docentes en su bienestar personal y por otro lado, pretendían trascender el espacio del encuentro para multiplicar las experiencias o su impacto en las comun